Blog

Propuestas de inversión para rentabilizar los ahorros y pasar un verano sin sobresaltos

A estas alturas del año, muchos inversores, o están o tienen ya su pensamiento en modo vacacional. Playa, montaña, ciudad… cualquier destino es bueno si de lo que se trata es de desconectar momentáneamente del estrés diario. Eso, sin embargo, no debe hacernos descuidar nuestro patrimonio. Porque los mercados nunca descansan…

Para quienes, durante las próximas semanas, deseen estar tranquilos y huir de los sobresaltos financieros pero, a la vez, seguir rentabilizando sus ahorros, en PROFIM hemos elaborado dos propuestas de inversión. Una dirigida a inversores conservadores, es decir, aquellos que no desean tener un peso excesivo en renta variable, y otra enfocada a inversores más agresivos, o lo que es lo mismo, aquellos a los que no les importa destinar más de la mitad de sus ahorros a los mercados bursátiles.

CARTERA PARA UN INVERSOR CONSERVADOR

Nuestra propuesta para un inversor conservador, de cara a este verano, sería la siguiente:

1. En primer lugar, sugeriríamos contar con cierta “reserva de liquidez”, materializada a través de fondos monetarios “fondepósitos”. Es decir, productos que inviertan una parte importante de su patrimonio  en depósitos de entidades financieras españolas de primer orden. Como pensamos que los meses estivales pueden caracterizarse por un entorno de volatilidad, nos gustaría  contar con productos que reduzcan el nivel de riesgo global asumido en una cartera de inversión. En este tipo de productos recomendaríamos invertir en torno a un 30% del total de la cartera. Un fondo interesante podría ser Gesconsult Corto Plazo FI. También nos gustan otros como Santander Fondepósitos, Aviva Corto Plazo o A&G Tesorería.

2. En segundo lugar, recomendaríamos contar con un 20% en fondos de renta fija flexible de corto plazo. Aquí encajaría bien un producto como JP Morgan Income Opportunity  EUR Hedged.

3. Además, propondríamos invertir en torno al 30% de la cartera en varios fondos de retorno absoluto. Es decir, productos que traten de lograr una rentabilidad positiva en 12 meses, independientemente del entorno financiero de cada momento. Dentro de esta gama destacaríamos fondos como Renta 4 Pegasus o BSF European Absolute Return.

4. Por último, nuestra recomendación sería incorporar a la cartera otro 20% en fondos mixtos de renta fija, pero con una serie de singularidades (no todo vale…):

Que la renta fija (en estos momentos) sea, fundamentalmente, de corto/medio plazo y sin posiciones en deuda emergente.

Que estos fondos, que ahora mismo acumulan importantes porcentajes de liquidez, tengan ya en el radar varias ideas de inversión y que comprarían en cualquier momento aprovechando las caídas en precio de los mismos.

Que tengan por objetivo, no garantizado, preservar el capital invertido en plazos de 12 meses. En consecuencia, que lleven un riguroso control de la volatilidad (medida de riesgo) de la cartera.

Que la parte del patrimonio gestionado en bolsa sea flexible (máxima exposición 30% sobre total de la cartera, pero con capacidad de reducir dicho porcentaje en momentos de tensiones financieras).

Que la inversión en acciones se centre en compañías europeas y, en determinados casos, norteamericanas.

Y por último, pero no menos importante, valoramos positivamente que el equipo de gestión de dichos fondos mixtos defensivos invierta parte de su propio patrimonio en los fondos que ellos mismos gestionan.

Dos ejemplos de mixtos defensivos que cumplen esas características serían Pareturn Cartesio Income o M&G Optimal Income.

CARTERA PARA UN INVERSOR AGRESIVO:

En cuanto a nuestra propuesta para un inversor agresivo, ésta pasaría por contar con la siguiente distribución de activos:

1. En primer lugar, un 20% del ahorro recomendaríamos que se invirtiera a través de fondos mixtos de renta fija (aquellos que no invierten más de un 30% en renta variable). Serían productos similares a los detallados anteriormente.

2. Además, otro 30% se destinaría a fondos mixtos flexibles, es decir, productos que pueden destinar más de un 30% de su cartera a renta variable. Dentro de esta categoría se encuentran nombres como Carmignac Patrimoine, Pareturn Cartesio Equity o M&G Dynamic Allocation.

3. Por otro lado, al tratarse de una cartera agresiva, un 50% estaría en fondos de renta variable. Dentro de este apartado, Estados Unidos es nuestro mercado preferido. Es una economía que crece. Cierto es que este crecimiento es débil y está por debajo de su nivel potencial…, pero hay crecimiento y, sobre todo, se está creando empleo. No obstante, los fondos de renta variable norteamericana que proponemos deben contar con la divisa cubierta. Este es el caso de Schroder US Lage Cap Hedged, Bankinter Índice America y JPM America Equity Hedged.

También consideramos interesante contar con un pequeño porcentaje invertido en renta variable europea. En Europa, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, los datos económicos siguen siendo (en conjunto) negativos. Es cierto que comienza a detectarse ciertos síntomas de leve mejoría, principalmente en el lado de la balanza comercial gracias, sobre todo, al aumento de las exportaciones de países como España. Pero si nos atuviéramos, únicamente, al lado macroeconómico, no recomendaríamos contar con ningún tipo de inversión en acciones europeas en estos momentos. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, existen ciertos factores que nos llevan a ser algo más positivos con la renta variable europea de lo que lo hemos sido en los últimos  años:

Así, desde el verano de 2012, tanto el BCE como los gobiernos periféricos, están tomando medidas decisivas, reduciendo significativamente el riesgo de quiebra de los gobiernos, la posible ruptura del euro y el contagio al resto de los mercados.

Las medidas de política monetaria siguen apoyando el crecimiento económico y, por tanto, a los mercados de renta variable.

La renta variable europea sigue atractiva en términos de PER, en comparación con su media histórica, pero, más importante aún, frente al resto de mercados de renta variable.

La rentabilidad por dividendo de las acciones europeas continúa siendo más atractiva que la de otro tipo de activos.

Dentro de la oferta de fondos de renta variable europea comercializados en España destacamos tres productos: BGF Euro Markets, Allianz Euroland Equity Growth y Alken European Opportunities.

4. Por último, para un inversor agresivo que se plantee su inversión a largo plazo, consideramos que pueden ser una alternativa de inversión atractiva los fondos que invierten en el sector consumo (Robeco Global Consumer Trends Equities) o el sector inmobiliario norteamericano (Invesco Global Real Estate Securities), determinados fondos o ETF’s que apuesten por empresas relacionadas con la explotación, comercialización y distribución de nuevas energías como es el “shale gas”, así como fondos que traten de aprovechar e potencial de los denominados “Mercados Frontera” (países emergentes que hasta ahora no se habían tenido en cuenta, pero que ya presentan un interesante potencial de crecimiento).

 

Deja tu comentario

WordPress Video Lightbox Plugin

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

La configuración de cookies en este sitio web se ponen a "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta.

Close