Blog

Jamón ibérico pero, ¿qué jamón?

Recientemente he leído en los medios de comunicación que  los consumidores podemos ser llevados a una gran confusión cuando comemos y compramos jamón ibérico. La nueva normativa, lejos de clarificar según dice el sector,  ampara a jamones que no reúnen los requisitos de llamarse “ibéricos”. Y hay diferencias muy importantes que repercuten directamente en la calidad y el sabor, haciendo de nuestro jamón ibérico, el producto español gourmet de referencia a nivel mundial.

Los expertos entienden como definitorio del jamón ibérico tres parámetros: la raza, que sea 100 % ibérico, muchos de los que se denominan así están cruzados en un 50% con la raza Duroc. La alimentación del cerdo que también define al jamón, tiene que ser de bellota (evitando los piensos), y por último, el animal debe crecer en régimen extensivo en la dehesa española, lo que en el sector denominan montanera y no en granjas de ganado. Estas características solo se pueden dar en España, lo que define al jamón frente a producciones foráneas masivas y hace que nuestro producto sea ibérico y tenga el precio que tiene, ¡que no nos confundan estas Navidades con el Jamón Ibérico! Como me pasó a mí recientemente en un supermercado, que como reclamo publicitario decían que los cerdos habían sido alimentados con aceite de oliva. ¡Todo vale para quién no sabe!

http://www.elconfidencial.com/sociedad/2012/11/24/arias-canete-deja-al-cerdo-iberico-al-borde-de-la-desaparicion-109840/

Deja tu comentario