Blog

Late shows: la revolución en la comunicación política española

España afronta una época de cambio político. Las elecciones del próximo 20 de diciembre marcarán un antes y un después en la historia reciente de la democracia española. Nuevas caras y partidos, que han traído consigo una forma de hacer comunicación en campaña electoral hasta ahora desconocida en nuestro país, pero habitual en otros países europeos y en EEUU: los late shows.

En los últimos meses, hemos podido ver a la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al líder de la oposición, Pedro Sanchez, y a los candidatos a la Moncloa de los partidos emergentes, Albert Rivera y Pablo Iglesias, participar en programas de entretenimiento como El Hormiguero, Planeta Calleja, etc.  La agenda de los nuevos líderes políticos ya no consiste únicamente en realizar mítines por toda la geografía española.  Su día a día se complementa con su participación en un amplio número de programas de radio y televisión. La novedad reside en que no solamente asisten a medios con formato informativo, sino que incluyen también aquellos que tienen como fin último el entretenimiento.

La comunicación política española está evolucionando hacia la personalización de la misma. Cada vez adquiere un mayor interés en la sociedad la aproximación a la figura del candidato, relegando los programas políticos a un segundo plano.  Este cambio de tendencia es positivo en la medida en que acerca la figura del político a la ciudadanía, al presentarlos como una persona más, con sus virtudes y defectos.  En consecuencia, se ha producido un aumento del interés por la política entre un amplio sector de la población. Sin duda alguna, conocer el lado más humano de nuestros líderes es algo positivo, pero se corre el riesgo de caer en la banalización de la política. Las propuestas electorales  son sustituidas por percepciones como quién es el más simpático, el más guapo o el que mejor viste. Se apela a las emociones y percepciones, en lugar de al pensamiento racional.

La situación actual es la consecuencia de múltiples factores. En primer lugar, el resultado de las elecciones es muy ajustado, por lo que los líderes de los diferentes partidos intentan llegar al mayor número de público posible. Muchas personas están dispuestas a cambiar su voto en las próximas elecciones generales. Los partidos buscan captar a través de estos nuevos formatos  a aquel electorado menos interesado en asuntos políticos, que no lee periódicos o ve los informativos. Un votante de vital importancia, puesto que será el que finalmente decida la victoria de uno u otro partido, son los conocidos como “indecisos”. Su constante presencia en los medios tiene también como fin último persuadir a este grupo.

Por otro lado, la competición entre cadenas de televisión y programas por la audiencia, ha generado una sobreexposición de la política. El formato de las tertulias nocturnas, entrevistas, debates… , ha sido fuertemente explotado.

La importancia que han adquirido los partidos emergentes, ha colapsado a otros con mayor trayectoria política. Es el caso de IU o UPyD. En este sentido, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha sido fuertemente criticado por no participar en los grandes debates preparados para las próximas elecciones, reconocía ayer en una entrevista a Pedro Piqueras, que su no asistencia se debe a que además de ser candidato es Presidente de un país y cuenta con un amplio número de compromisos, pero en el caso de hacerlo, lo justo sería incluir a otros partidos que cuentan ha día de hoy con representación política.

Los medios de comunicación deben servir como vehículo para potenciar este nuevo tiempo en la forma de comunicar la política española, pero manteniendo siempre el foco en que las diferencias entre uno y otro candidato son sus propuestas para la ciudadanía española. El debate celebrado la pasada madruga por el diario El Pais, es un claro ejemplo. Innovador por ser el primer debate digital, pero tradicional en cuanto a los tiempos, orden y temas de importancia, es el ejemplo perfecto de la adaptación a seguir en el nuevo tiempo que atraviesa la comunicación política en España.

Pero la pregunta que cabe hacerse es: ¿será efectiva esta nueva estrategia para captar el voto definitivo: el de los indecisos?

 

Alejandra Ferrer

Leave a Reply

WordPress Video Lightbox Plugin

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

La configuración de cookies en este sitio web se ponen a "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta.

Close