Blog

La educación digital, pilar indispensable en la lucha contra la desigualdad

La educación salva vidas. La UNESCO ha subrayado en más de una ocasión que el aprendizaje durante la infancia es un remedio para prevenir la mortalidad temprana. Sirva un sencillo y demoledor dato ofrecido por el propio organismo de las Naciones Unidas: un niño nacido de una madre que sepa leer tiene un 50% más de posibilidades de sobrevivir pasados los cinco años.

Es comprensible entonces ver por qué la ONU da tanta importancia a la educación en zonas de desarrollo y ha catalogado este objetivo como una de las prioridades dentro de su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Se estima que en la actualidad existen en el mundo 758 millones de personas adultas que no saben leer, la mayoría de las cuales son mujeres. Con estas cifras en la mano, se ha fijado la enseñanza básica y la necesidad de terminar la educación primaria sabiendo leer como una de las grandes metas de organizaciones y estados comprometidos con el crecimiento global igualitario.

Hay actuaciones que se están llevando a cabo en zonas donde el nivel de analfabetismo sigue siendo muy alto, desde proyectos de educación más tradicionales a metodologías novedosas, como la educación digital.

Las ventajas de trabajar con un soporte digital a la hora de alcanzar territorios en desarrollo es que la tecnología, por su propia naturaleza, permite llegar a más personas en menor tiempo y adaptar y personalizar la enseñanza a cada entorno de aprendizaje.

Un ejemplo de proyecto educativo digital que busca este desarrollo sostenible es ProFuturo. La iniciativa de la Fundación Telefónica y la Fundación la Caixa, que nació hace ahora un año, tiene como objetivo cerrar, a través de esta educación digital, la brecha en la enseñanza que existe en el mundo.

Según cifras de la propia fundación, ProFuturo habría beneficiado ya a 3,8 millones de niños, formado a más 207.000 profesores en más de 32.000 escuelas y se acerca así cada vez más a su objetivo de proporcionar una experiencia educativa de calidad a 10 millones de niños en 2020.

Estos números suponen uno de los mayores acercamientos a ese objetivo de la Agenda de Desarrollo de la ONU. Así, combatiendo la desigualdad educativa y disminuyendo la desproporcionada cifra de niños que no tendrán una educación básica (59 millones según la UNESCO), se logrará tener futuro más ecuánime en todas las zonas del mundo.

Deja tu comentario

WordPress Video Lightbox Plugin

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

La configuración de cookies en este sitio web se ponen a "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta.

Close