Blog

16 relatos para sobrevivir en el trabajo

“Madrid, 07:30 de la mañana, comienza un gran día. Lucen los primeros rayos de sol primaverales, una temperatura ideal y encima estamos a viernes”.

“Así que después de este canto celestial de mi jefe decido obedecer porque donde hay patrón no manda marinero. De estar como la alegría de la huerta he pasado a sentirme como el último pepino de una caja en una frutería, arrugado”.

Entre estos dos párrafos sólo ha transcurrido media hora o una página, que junto con 219 más conforman el libro Emociones laborales (editorial LID). Concretamente estas palabras forman parte del relato escrito por Alberto Blázquez, profesor asociado de UNIR (Máster universitario en formación de profesorado de educación secundaria) y coordinador de un volumen que une 16 relatos de doce reconocidos profesionales de los negocios, el periodismo y la psicología sobre “cómo salir airosos ante situaciones de crisis en el trabajo sin morir en el intento”.

Los textos son de ficción, pero reflejan situaciones reales que se dan en el trabajo: los miedos, los rumores, las decisiones irrevocables, la llegada de nuevos compañeros, talentos invisibles, despidos, pérdida de ilusiones e incertidumbres… Los autores intentan resolver conflictos, a través de personajes claramente identificados, en tan solo 24 horas. Todos los beneficios de la venta se destinarán a la Federación Española de Enfermedades Raras.

“Soy de las personas que piensan que, para disfrutar de una realidad, es necesario provocar los cambios. El currículum más importante de mi vida ha sido el emocional. La experiencia del cuidado de un familiar te deja una huella que permite hacerte más humano y donde el reto de cada día se encuentra en lograr hacer un poco más feliz a la gente de tu alrededor”, comenta en su blog personal Alberto Blázquez.

 

En el prólogo del volumen, el resto de los autores confirman su apuesta solidaria:

Juana María Gutiérrez Caballero. “Me esfuerzo cada día por ayudar y dar lo máximo”.

Javier Zamora: “Me levanto cada día creyendo que se puede mejorar el siguiente”

Ana Cristina Domínguez: “Esta experiencia ya no te pertenece, tiene vida propia y se alojará en quienes la lean y, con un poco de suerte, en quienes se emocionen con ella”.

Ramón Fuentes: “En estos tiempos difíciles, de lucha, de esfuerzo y en muchos casos de lamentos y penas, quiero que esta oportunidad de poder expresar mis sensaciones desea un haz de luz y un estímulo para aquellos a los que ahora no les acompaña la suerte”.

Marta María Ferrer: “Una aventura que ha sido mucho más que participar en la redacción de una historia”

Mar Asenjo: “Solo hay que tener fe, esperanza y paciencia para descubrir el motivo de muchos de los tropiezos que damos en la vida”.

Pedro Díaz y Álvaro Merino: “La aparición de conflictos en el entorno laboral resulta inevitable, especialmente en épocas de gran tensión como la actual, por lo que esperamos que las historias que cada uno de nosotros ha recogido en este libro ayuden al lector a gestionar y a superar dichos conflictos de manera exitosa”.

María Langa: “Es totalmente cierto que si tienes ilusión por algo y realmente te lo propones puedes hacerlo”.

Pablo García Sampedro: “Nuestra rutina se compone de un ritmo frenético, de una sobrecarga de objetivos tal, que resulta casi imposible detenerte, observar y disfrutar de tu alrededor”.

Mar Cárdenas: “Me sorprendió gratamente descubrir que había personas que tenían sueños y los compartían, haciéndote partícipe de ellos”.

 

Deja tu comentario

WordPress Video Lightbox Plugin

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

La configuración de cookies en este sitio web se ponen a "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta.

Close